Importancia De Comida De 123 Go

20 frases de olvido para vender más

En el complejo de las razones más generales de la cultura el lugar importante es ocupado por las figuras típicas de la existencia y sus partes distintas (la naturaleza, la sociedad, la persona) en su intercomunicación, la interacción. a la elaboración teorética, tales imágenes se transforman en la doctrina filosófica sobre la existencia – la ontología (de griego ontos – verdadero y logos –. Además, a la interpretación teorética le están sujetas las formas distintas de las relaciones del mundo y la persona – práctico, informativo de valor; de aquí y el nombre de las secciones correspondientes de la filosofía: (de griego praktikos – activo), la gnoseología (de griego gnoseos – y la axiología (de griego axios – de valor).

El análisis de las funciones esenciales de la filosofía en el sistema de la cultura muestra que el acceso culturalmente-histórico ha aportado los cambios visibles en las representaciones clásicas sobre el objeto, los objetivos, los modos y los resultados de la actividad filosófica.

La concepción del mundo – el componente necesario de la conciencia humana, el conocimiento. Esto no simplemente un de sus elementos entre muchos de otros, y su interacción difícil. Hablando sobre la concepción del mundo en la escala grande social-histórica, tienen en vista de las historias, que predominan en etapa unas u otras, las convicciones extremamente generales, los principios del conocimiento, los ideales y las normas de la actividad vital, es decir distinguen los rasgos comunes del humor intelectual, emocional, espiritual de una u otra época. Pero en la realidad viva la concepción del mundo se forma en la conciencia de las personas concretas y se usa por las personas y los grupos sociales en calidad de los puntos de vista generales, que determinan la vida. Y esto significa que, excepto las líneas tipo, sumarias, la concepción del mundo de cada época vive, funciona en la multitud y las variantes individuales.

La dialéctica examina el mundo como único, entero. Sale de lo que todas las cosas, los fenómenos, también nuestras nociones como sus reflejos mentales se encuentran en la interconexión, en el movimiento y el desarrollo contradictorio. La mirada dialéctica a la naturaleza, la historia y el pensamiento humano exige la investigación del objeto estudiado en todos sus enlaces y las relaciones, de la historia válida de su desarrollo, el descubrimiento de las causas verdaderas del proceso difícil y contradictorio de su cambio.

La concepción del mundo es un conjunto de las miradas, las apreciaciones, los principios que determinan la visión más general, la comprensión del mundo, el lugar en ello de la persona y al mismo tiempo las posiciones vitales, el programa de la conducta, las acciones de las personas. En la concepción del mundo en el tipo generalizado son presentados los subsistemas informativos, de valor y conductistas en sus intercomunicaciones.

En el sistema de los conocimientos extraordinariamente diversos sobre el mundo, que nos rodea, el lugar importante es ocupado por la filosofía. Habiendo nacido en el tiempo remoto, ha pasado la vía multisecular del desarrollo, sobre que extensión surgían y había unas escuelas más distintas filosóficas y las corrientes.

Las razones de cada ciencia concreta, a su vez, tienen la estructura bastante difícil. Se puede distinguir por lo menos tres bloques principales que componen de las razones de la ciencia: los ideales y las normas de la investigación, el cuadro científico del mundo y las razones filosóficas.

La función esencial de la filosofía en la vida culturalmente-histórica de las personas son la coordinación, la integración de todas las formas de la experiencia humana – práctico, informativo y de valor. Su íntegra interpretación filosófica – la condición necesaria armonioso y de la vida pública. Correspondiente a los intereses de la humanidad la orientación concepcional exige la integración de todas las labores principales, los valores de la cultura humana. Su coordinación es según las posibilidades sólo para el pensamiento universal, por aquel trabajo difícil espiritual, que en la cultura humana ha tomado sobre sí la filosofía.